Miércoles, 16 Abril 2014 00:00

Trabajar y estudiar simultáneamente

Para explorar cómo es posible trabajar y estudiar simultáneamente con éxito, hagamos un sucinto recuento histórico respecto de las desigualdades socioeconómicas.

Los orígenes de estas datan desde que, a un hombre de las cavernas cualquiera, se le ocurrió acumular los excedentes de lo que cazaba y recolectaba el grupo que lideraba. Ahí se generó la escasez para otros grupos y empezó, por supuesto, el proceso de la desigualdad que parece nunca tener fin. Las desigualdades sociales y económicas obligan a muchas personas a trabajar y estudiar simultáneamente.

Este fenómeno suele presentarse en dos circunstancias diversas:

◙ De un lado, las personas que en su juventud no pudieron gozar, por razones económicas, de una educación que fuera más allá de los estudios básicos.

Normalmente, en estos eventos, el joven se ve obligado a trabajar desde edades tempranas para su propia subsistencia y la de su familia, desatendiendo los estudios.

Ahora, una vez instalados laboralmente en condiciones más o menos satisfactorias con el transcurrir del tiempo, ven la necesidad y/o les surge el deseo de capacitarse en aras de escalar profesionalmente.

Trabajar y estudiar al mismo tiempo, no es otra cosa diferente que ser acreedor de actitudes y aptitudes tales como el deseo de superación, la actitud mental positiva, el deseo inalienable del cambio.

◙ De otro lado, encontramos otra categoría que se puede apreciar en profesionales que, en su infancia y juventud, gozaron de la oportunidad recibir una formación académica y personal de alta calidad.

Usualmente, esta categoría de profesionales logra, gracias a la posición socioeconómica de su familia, ubicarse laboralmente en condiciones bastante satisfactorias, luego de terminar los estudios superiores.

Los genios surgen de cuando en vez y por generación espontánea, si bien dijo Albert Einstein alguna vez: “el genio se hace con un 1% de talento y un 99% de trabajo”. Estudiar y trabajar simultáneamente es, pues, cuestión de actitud, inversión en tiempo que dará altos excedentes.

Pero, dentro de esta tipología de profesionales encontramos a aquellos que, por tener una actitud ante la vida positiva y diseñada para grandes logros, se dedican a capacitarse recurrentemente, así su asistente deba llevarle varias agendas, porque “no tiene un espacio más para ninguna otra actividad hasta la próxima semana”.

Bill Gates comentaba que “la vida no se divide en semestres. Por eso no habrá largas vacaciones en lugares lejanos. Encontrarte a ti mismo es tu responsabilidad y tendrás que hacerlo en tu tiempo libre”.

Para ir concluyendo: la superación profesional y personal o, mejor, la superación integral es un asunto de actitud, más allá de los avatares económicos que hayan afectado tu vida de manera más o menos drástica.

Ya de lo decía Buda “ Es mejor la conquista de uno mismo que ganar mil batallas. Así, la victoria será tuya. Ni Ángeles, ni demonios. Ni infierno, ni Cielo te la pueden arrebatar”.

Retomando el tema, digamos que la actitud se constituye en el “Santo Grial” del éxito en la vida del ser humano.

Trabajar y estudiar al mismo tiempo es posible y con éxito en ambos escenarios. Ubiquémonos, por un momento, en la situación del presidente de una compañía multinacional cualquiera que ella sea, atiborrada “hasta las banderas” de trabajo, compromisos, reuniones sociales, reuniones laborales y que, que por tal razón, se ve obligado a trabajar 14 o 15 horas diarias.

Enfoquemos a este personaje como a alguien que, por supuesto, no disfruta de unas vacaciones hace 3 o 4 años.

Mas, sin embargo y a todas éstas, por decenas de miles se encuentran ejecutivos de esta talla en el mundo que, a pesar de ostentar unas condiciones de trabajo como las descritas, sacan tiempo “ no se sabe de dónde” para capacitarse, incluso en maestrías de altísima calidad que les exige un nivel de estudio altamente especializado.

 

Publicado en Formacion online
Está aquí: Home Mostrando artículos por etiqueta: trabajar y estudiar