formación profesional | formación personal formación profesional | formación personal

Aspectos fundamentales sobre la formación profesional y personal

Escrito por 

Sabías puedes ingresar tu correo de Gmail sin que necesariamente debas estar conectado a internet? O ¿sabías que la ciencia ya logró teletransportar partículas subatómicas de un lugar a otro sin necesidad de un “vehículo”, a la manera de la famosa serie de ficción “Viaje a las Estrellas”?

Si no lo sabías o si deseas conocer esas curiosidades científicas y tecnológicas, es fundamental que tengas la formación adecuada para que puedas comprender esos eventos cuando te los expliquen. No necesariamente tienes que ser el más ilustre de los ingenieros de sistemas o un experto en física cuántica para que los puedas comprender pero, eso sí, una formación básica y la formación profesional son fundamentales para que puedas entender cosas medianamente complejas. Pero, aclaramos que para comprender asuntos tecnológicos como lo son, por ejemplo, el funcionamiento de un sistema operativo no tienes que ser experto en sistemas.

Así por ejemplo si eres un abogado, un tecnólogo en carpintería o un psicólogo, la formación que has recibido te permitirá comprender asuntos que no sean de tu especialidad académica. No has observado que, en el día a día, un óptico (por situar un ejemplo cualquiera) comprende con más facilidad la manera de insertar un hipervínculo en un documento de Word que una persona que apenas sí es bachiller?

Todo ello tiene una respuesta: una formación bien estructurada desde la infancia predispone a la mente a la superación personal y profesional, en la dirección adecuada.

Ahora: la formación personal se empieza a edificar desde la infancia, en el seno de la familia misma y en los primeros años de estudio. Pero, por mucho que los principios éticos y morales inculcados en esas edades tempranas sean de los más sólidos, es posible que algunos desvíen el camino.

De todas maneras, lo más maravilloso del ser humano es su posibilidad de reestructurarse a sí mismo.O, si no, observemos esta estupenda cita del famoso filósofo de la Antigua Grecia, Heráclito: “Nada es permanente a excepción del cambio”.

Habiendo comprendido suficientemente, entonces, que la formación debe ser integral, esto es, tanto profesional como personal, entremos a analizar que para ambos escenarios contamos hoy en día con una maravillosa y poderosa herramienta: Internet.

La web nos ofrece una excelente gama de oportunidades para formarnos, ya sea en estudios básicos, secundarios, superiores o especializados, también nos ofrece estupendos contenidos para una formación personal adecuada.

El mercado de trabajo es un escenario cada vez más exigente. Encontrar trabajo es, en primera instancia, difícil sean cuales fuesen las circunstancias y, en segunda instancia, si no se está suficientemente preparado más complicado será aún, a menos que seas conformista.

Si ya eres, por ejemplo, un prestigioso abogado graduado en una reconocida universidad de tu país, la web te ofrece maravillosas opciones para hacerte a una maestría o master. Es cuestión de actitud y deseo de superación.

El conformismo es un gran enemigo de los grandes logros. “La resignación es un suicidio cotidiano” es una fulgurante cita de Honorato de Balzac, aquel sin igual pensador y novelista francés del siglo XIX.

De otro lado y entrando en tu intimidad espiritual y mental, la web también te ofrece magníficas herramientas formativas de cambio personal. El estatismo y la postración son los caminos más cortos hacia la muerte prematura. 

Nunca te desatiendas de tu crecimiento interior como persona, ya que será una poderosa herramienta de cambio personal. Tampoco te desentiendas del hecho de que en la web existen cursos de superación personal de alta calidad.

En conclusión podemos decir que la formación integral la tenemos a la mano. Es cuestión solamente de tener un PC, tablet o smartphone y una conexión a internet.

Visto 7422 veces
Está aquí: Home